La historia

Cuenta la leyenda que en un pasado muy lejano, un joven de 18 años de alma noble, partió de su hogar, se fue a recorrer mundo,  en busca de aventuras, quería aprender, vivir y tener nuevas experiencias.

Durante 90 años, viajo por diversos países, visitó diferentes culturas, y conoció muchas personas.

Según relata la historia, cada 5, años aproximadamente el joven cambiaba de ciudad, o pueblo, cuando creía que había aprendido lo suficiente del lugar, de la profesión a la que se dedicaba, buscaba un nuevo empleo en una localidad diferente, siempre con la finalidad de adquirir nuevos conocimientos.

vidas, reencarnación, ocultismo, sabiduria, eterna, karma, alma, meditacion

El campo

Durante todos estos años trabajó en diversos empleos, fue jardinero en un lugar, en otro se dedicó a cultivar la tierra, fue pescador en un pequeño pueblecito costero, también fue marinero, navego de un puerto a otro, visitando muchos lugares.

En una de sus estancias, en una tranquila villa conoció a una buena joven, con la cual estableció una relación amorosa que duró 4 años, la amaba con todo su corazón, pero la relación al final terminó rompiéndose, pues nuestro joven amigo no tenía mucho que ofrecer, pues era muy inquieto, y aquella joven quería formar un hogar estable, y tener una familia.

En cada nuevo lugar al que viajaba nuestro protagonista, intentaba adquirir las costumbres de los lugareños, vestía de la misma forma que ellos, hablaba como ellos, se interesaba por las mismas cosas que ellos, siempre intentaba integrarse lo máximo posible con las personas a las que les cogía afecto.

Compartía la mesa con sus compañeros de trabajo, participaba en las fiestas de los pueblos a los que iba, ayudada a las personas que lo necesitaban, siempre que le era posible.

Cuando dejaba los pueblos o ciudades en los que había residido, al despedirse de la gente, de los ojos de estas personas, brotaban lágrimas de verdadero desconsuelo, pues era una persona especial que se hacía de querer, allí donde fuere, acababa siendo muy amado, y respetado por aquellos que le conocían.

El camino del alma

En alguna ocasión no partió por decisión propia, sino porque las necesidades le obligaban, una vez fue porque se quedó sin trabajo, la causa fue que su empleo se lo dieron a un recomendado, a un hijo de uno de los jefes donde trabajaba, ya sabemos que la vida a veces es injusta.

Durante un tiempo estuvo trabajando en una mina de carbón, al cabo de 3 años hubo de abandonar este trabajo, por problemas de espalda.

Nuestro amigo, con el paso de los años, fue adquiriendo nuevos conocimientos, y lenguas, aprendió 18 idiomas diferentes, conoció diversas gastronomías, y vio como en cada país las costumbres eran diferentes.

En su continuo viajar, se dio cuenta de que si bien, los pueblos eran diferentes, en la mayoría de los casos, en el fondo tenían muchos aspectos en común, con otros lugares que había visitado antes.

Los viajes

Hubo una época en la que estuvo trabajando como interprete para un cónsul, dado su dominio de muchas lenguas.

Cuando se cansó de trabajar de intérprete, fue a trabajar a una universidad, a enseñar latín y griego.

También trabajó como asistente de un escritor, donde aprendió mucho de gramática y ortografía, al final acabó escribiendo un libro, en ese libro se relataban algunas de las experiencias que él había vivido a lo largo de su vida.

El mar

Durante un tiempo fue comerciante, encontró el trabajo de casualidad, estaba tomando un té, cuando entabló conversación con él un hombre malhumorado, que se quejaba de que su anterior asistente le había abandonado por su mal carácter (lo cual era cierto), pero a aquel hombre enfadado, le cayó simpático nuestro amigo y le ofreció trabajar con él, ahí fue donde aprendió el arte de los negocios, el saber ceder, intercambiar cosas.

Se hizo tan amigo de aquel hombre que era su jefe, que este le propuso ser su socio, y así fue durante unos años, era tan hábil en las negociaciones, y las transacciones comerciales, que llegaron a ganar una fortuna.

Incluso adquirió varias propiedades con el dinero ganado, pero su espíritu era muy inquieto y tenía ganas de más, seguía ansioso por experimentar.

Acabó dejando sus propiedades a cargo de un criado, de un ayudante en el cual confiaba.

La eterna juventud

Cuenta la historia que aparentemente, nuestro protagonista no parecía envejecer, el paso de los años no hacia mella en su rostro, era como si se hubiera quedado en los 30 y pocos años, no aparentaba pasar de esa edad, a pesar de ser mucho mayor.

Viajando por oriente permaneció en un templo budista durante 5 años, donde aprendió las técnicas de meditación que le enseñaron los monjes, allí vistió la túnica naranja del renunciante.

Aprendió a absorberse en el infinito, a perder la noción del tiempo, y  a ver el  mundo con los ojos del amor, pero también de la indiferencia, del desapego.

Llegó un día que se sintió satisfecho, había tenido muchas experiencias, había vivido una vida plena, se sentía bien consigo mismo.

vidas, reencarnación, ocultismo, sabiduria, eterna, karma, alma, meditacion

La sabiduría de la montaña

Gracias a la meditación, a la oración y a la contemplación practicada con los monjes, nuestro amigo llegó a sentir las cosas de manera diferente, era como si la montaña, las plantas, los animales, y todo ser vivo le hablará.

Estando un día meditando a la sombra de un árbol, ya estaba cansado de tanto vagar por el mundo, su buena intuición decidió que era hora de volver a casa, volver al hogar, habían pasado 90 años desde que partió, ya no debía quedar nadie vivo de las personas que conocía, no obstante decidió volver al pueblo donde nació.

Había adquirido el conocimiento buscado, se había formado, tanto intelectualmente, como persona, su interior estaba lleno, tenía muchas experiencias, y había luz en su interior, que era lo que pretendía, no tenía sentido seguir viajando, había llegado el momento del retorno al hogar.

Así lo hizo, reemprendió todo el camino andado, en dirección a donde sale el sol, siempre caminando hacia el este, la luz brillaba en sus ojos, y se sentía en verdadera paz.

vidas, reencarnación, ocultismo, sabiduria, eterna, karma, alma, camino, luz

Simbolismo

Como ya habrá averiguado el lect@r, esta historia es simbólica, pues representa al alma humana, que a lo largo de diversas y numerosas encarnaciones vive en diferentes lugares, tiene diferentes cuerpos, simbolizados por sus ropajes.

Nuestro cuerpo, el ropaje del Alma

La palabra reencarnación, como ella misma dice re-encarnar, significa volver a entrar en la carne, y la carne, no es más que el envoltorio, la ropa, el vestido,  el traje que coge el alma para vivir una vida terrena.

Cada vez que un ser humano muere, deja sus ropajes, es decir su cuerpo físico, para nacer de nuevo en otro país, con otro idioma y otra cultura, para seguir aprendiendo, evolucionando.

El alma

El alma humana a lo largo de todas sus encarnaciones, conoce diferentes culturas, aprende diversos idiomas, y vive muy variadas experiencias.

La idea de que nuestro protagonista no envejezca, es  porque el alma es eternamente joven, e inmortal, siempre esta radiante.

Del mismo modo nuestros seres queridos, lloran por nosotros cuando morimos, cuando nuestro personaje de la historia dejaba un lugar, las personas que allí quedaban derramaban sus lágrimas.

Así como nuestra personalidad se identifica con nuestro cuerpo, con nuestras costumbres, y con los seres que amamos, nuestro joven amigo se mezclaba, con las gentes de los lugares a los que iba, con sus costumbres y lenguaje.

vidas, reencarnación, ocultismo, sabiduria, eterna, karma, alma, camino, luz, tarot

El número 5

La idea de que cada 5 años cambie de localización, o de lugar de residencia está relacionada con el número 5, y este está vinculado a la carta número 5 del tarot, la carta del Hierofante o Sumo Sacerdote, símbolo de la sabiduría, pues se aprende de aquel que sabe, y se aprende con el tiempo.

Si cogemos los 90 años y los dividimos entre 5, obtenemos el número 18, es decir los países o lugares que visitó el eterno viajero, del número 18 hablaré a continuación.

El número 18

Nuestro eterno viajero, anda por el mundo durante 90 años, numero simbólico, que sumado da 9, y que representa el embarazo, la gestación, pero en este caso a nivel interior, y tras una gestación lo que viene a continuación es un nuevo nacimiento.

Partió del hogar con 18 años, si a esta edad le sumamos los 90, obtenemos el número 108, el cual curiosamente también suma 9.

El número 18, está relacionado con la carta de la Luna en el tarot,  simboliza aquellos procesos interiores, que el ser humano debe llevar a cabo para conocer su verdadera naturaleza, la luna representa la noche, y la noche, está marcada por la oscuridad, pero no hay que entender la oscuridad como algo negativo, sino como un lugar, una estancia interior, como un proceso de interiorización para llegar a conocernos mejor.

Cuando meditamos cerramos los ojos, es decir, dejamos de percibir la luz externa, para centrarnos en lo que tenemos en nuestro interior.

El número 9

Como decía antes, el numero 9 está relacionado con el embarazo, la gestación y todos los procesos creativos a nivel interior, pero curiosamente, el bebe gestado, vive este proceso en la oscuridad, se desarrolla, por decirlo de manera simbólica durante la noche,

Y al cabo de 9 meses ¿Qué es lo que ocurre? Que la madre da a luz, es decir el bebe, sale de la oscuridad, para vivir la vida.

Del mismo modo, nosotros aprendemos durante diversas encarnaciones, muchas vidas, para luego volver al hogar, al lugar de donde salimos, debemos volver a donde pertenecemos, al lugar de donde salimos, nuestro Creador.

Espero que te haya gustado, si es así, compártelo por favor en las redes sociales, muchas gracias.

Otros temas de interés

salud, cafe, ocio, cine, teatro, emociones, curar, estres, estrés

miedo, inseguridad, fobias, psique,pánico.

antioxidante, diuretico, depurativo, batido, detox, sano, salud, vivir, naranja.

cancer, ovarios, mioma, neoplasia, enfermedad, cáncer, tumor

arte, desnudar, sexo, pareja, ligar, citas, follar, labios

zodiaco,amor,sexo,pareja,citas,astrología, astrologia

zen, loto, paz, agua, meditacion, te, calma, mindfullnes.

ostras, sexo, libido, atracción, follar, ligar, citas, oral, anal, atraccion


© 2017 Todos los derechos reservados – Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos – Texto legal y política de privacidad.